Somos un Petshop con sentido - Los Animales Me Importan

 Somos un Petshop con sentido - Los Animales Me Importan 

Importancia de la esterilización

Importancia de la esterilización

La esterilización no sólo implica el bienestar de la mascota, sino también de la comunidad. Es prudente que exista una política pública que controle la sobrepoblación de perros y gatos.

De acuerdo con una investigación de la American Humane Association, una perra callejera sin castrar significa que, de ella y su descendencia, durante siete años, nacerán 5432 cachorros. En el caso de una gata sin castrar, el mismo periodo implica unos 5097 gatitos. El destino de la mayoría de estos animales es el abandono.

En el caso de tu mascota, al esterilizarla, piensa también en tu bienestar: ella tendrá una vida más larga para compartir contigo.

¿Por qué el miedo a la palabra “Esterilización” y por qué los Médicos Veterinarios
La «esterilización» es una de las palabras más odiadas por el ser humano, sin embargo, en el universo concreto de los animales es necesario desterrar los temores que la rodean. Pensar en esterilizar a tu mascota no es una maldad, una crueldad o un agravio a la naturaleza.

Como has de saber, la esterilización es la extirpación quirúrgica de los testículos, en los machos, o de los ovarios y el útero en las hembras. No causa dolor, pues se realiza con anestesia. En promedio, luego de dos o tres días, los animales están recuperados; en los machos, la recuperación es más rápida.

Una esterilización temprana puede evitar a tu mascota muchas enfermedades del tracto reproductor como la piometra, quistes y neoplasias ováricas, hiperplasias prostáticas y tumores (mamarios, prostáticos o testiculares). Estas enfermedades no son fáciles de tratar y suelen resultar más costosas que una esterilización. La cirugía temprana tiene una ventaja adicional: la paciente se recupera con mayor rapidez que una mascota enferma o vieja.

BENEFICIOS DE LA ESTERILIZACIÓN

- En las perras
• Reduce el riesgo de cáncer de mama: una de cuatro perras no esterilizadas lo desarrolla. Los casos de cáncer son apenas el uno por ciento en perras castradas antes del primer celo, contra un cincuenta por ciento en perras no castradas y mayores de cinco años.
• Se evitan las molestias del celo; sobre todo, las manchas y el auto lamido.

- En las gatas
• Se evitan las molestias del celo, sobre todo, las «serenatas» nocturnas y diurnas, así como las peleas y las marcaciones de los machos.
• La gata se vuelve más hogareña, evitando que adquiera enfermedades de otros gatos o de vectores de infecciones, como las palomas o los ratones.
• Reduce el riesgo de cáncer de mama.


- En las perras y en las gatas
• Disminuye la posibilidad de que sufran piometra (una infección del útero relacionada con las hormonas presentes en el ciclo sexual), cuyo riesgo aumenta en cada celo.
• Se evitan camadas no deseadas.
• Se evita el embarazo psicológico (falsa preñez) y sus complicaciones.
• Se evita el estrés físico de gestaciones y lactancias consecutivas, incluidas las posibles cesáreas y complicaciones del posparto.
• Se evitan las fluctuaciones de peso que ocurren durante el embarazo y la lactancia, que dañan el cuerpo del animal.
• Se evita el merodeo de machos alrededor de la hembra.
• Desaparece el nerviosismo y la ansiedad causados por el celo, la preñez o la lactancia.

- En los perros machos
• Se evitan tumores de testículos y pene.
• No aumenta el tamaño de la próstata y se evitan las infecciones o tumores consecuentes.
• Se evita la hernia perineal y la ruptura consecuente de la pared abdominal posterior, que es causada, casi siempre, por el agrandamiento de la próstata.
• Se evitan las lesiones de pene y las infecciones urinarias que provoca la monta de almohadones, muebles, etc.


- En los gatos machos
• Además de los beneficios descritos en los perros, reduce un síndrome muy particular: el síndrome del «gato paracaidista» o «gato volador». No es broma, son numerosos los gatos a los que he atendido de emergencia por caídas desde más de siete metros de altura. Según estudios, existe un riesgo mayor de que un gato (macho o hembra) sufra de este síndrome si no está esterilizado y es joven (menor de dos años).

- En los perros y en los gatos machos
• Se evita el mareaje con orina y las agresiones a otros machos para defender el territorio.
• Se evita que abandone la casa en busca de una hembra.
• Se evita que deje de comer o que coma demasiado, debido al estrés que sufre.
• Se atenúan los altibajos de su organismo, por lo que goza de mayor tranquilidad. 

ALGUNOS MITOS SOBRE LA ESTERILIZACIÓN
A pesar de que existen muchos beneficios para esterilizar a tu mascota, circulan muchas leyendas urbanas que es oportuno desmentir:

«Si lo/la castro, va a engordar»
FALSO.

Por el contrario, el animal se vuelve más tranquilo y menos nervioso, deja de gastar calorías que sí gastaba antes. Algunos, ciertamente, pueden subir de peso, pero solo si hay un exceso en la alimentación y falta de actividad física. La esterilización reduce sus necesidades energéticas y calóricas; en consecuencia, deberás disminuir su ración diaria de alimentos en un 25%.


«Al castrarlo, cambiará su carácter»
FALSO.

No es que tu perro o tu gato cambie su forma de ser, sino que, como es natural, se ahorra el estrés asociado al celo o a la busca de una hembra. Por lo tanto, se vuelve más tranquilo, sociable, cariñoso y estable. Incluso, algunos machos que son agresivos mejoran su temperamento, ya que la agresión puede estar ligada a sus niveles de testosterona. En el caso de los perros guardianes, sus capacidades se mantienen intactas.

«Si lo/la opero muy pronto, no se desarrollará completamente»
FALSO.

El crecimiento físico y temperamental es igual en un animal operado a los dos meses que a los siete. Está científicamente probado.

«Antes de castrarla, es bueno preñar a la hembra una vez»
FALSO.

Los animales dependen de sus ciclos hormonales. Una perra o una gata no «desea ser madre»; se convierte en una.

«Se va a deprimir por no tener relaciones sexuales»
FALSO.

En los animales, la sexualidad depende solo de efectos hormonales. Tu mascota no sufrirá ningún trauma psicológico luego de la castración.